Diego Merino Presenta: 2017 Goodwood Festival of Speed

NEWS & STORIES, PICS

Por: Diego Merino

Teniendo la oportunidad de cubrir por segundo año el Goodwood Festival of Speed, no quisimos desaprovechar todo lo aprendido durante el primer año, en lo que se ha convertido sin duda en el festival histórico más grande e importante del mundo.

Gran jefe

Gran jefe

Son muchos hitos los que se festejan durante los cuatro días del evento, y como tema central, el título de este año fue:  “Picos de rendimiento, coches que cambiaron las reglas del juego”. Una celebración de los coches que fueron demasiado inteligentes, demasiado poderosos, demasiado dominantes, y en muchas ocasiones demasiado peligrosos.

Además de contar con este título como tema central, durante 2017 el festival también conmemoró los siguientes hitos: 70 años de la creación del primer Ferrari; 40 años de la participación de Williams en la Fórmula Uno; y como tema de la escultura central, homenaje a las cinco décadas de Bernie Ecclestone en el motor. Casi nada.

 

Continuando con lo dicho, son tantas las cosas que suceden a la vez durante el festival, que sería imposible cubrirlo todo a la vez. Por tanto pensamos que la mejor manera de disfrutarlo es poco a poco, viendo a detalle cada uno de los coches más significativos, y su importancia en la historia:

1937 Mercedes Benz W125. 750 kilogramos de potencia pura.

Durante la década de los 30’s, los Grandes Premios eran un auténtico desastre, ningún concursante respetaba la normativa, los eventos eran organizados y cancelados sin previo aviso, y en muchos casos las competiciones eran pruebas de resistencia más que de velocidad.

The one and only

The one and only

Teniendo en cuenta el caos que existía sobre la mesa, en Octubre de 1932 la AIACR (antecesora de la FIA) introdujo una nueva y sencilla normativa para 1934: limitando el peso total del coche a 750 kilogramos, excluyendo el peso del piloto y de las ruedas. No obstante existía total libertad en el diseño de motores y de sus carburantes.

Power and lots of steering!

Power and lots of steering!

Las cartas estaban servidas, y la autoridad deportiva no contó con la astucia y talento de los ingenieros alemanes, quien esos momentos disponían de recursos ilimitados por parte del aparato gubernamental de la Alemania nazi y que a través del motor buscaban desarrollar toda la tecnología que se usaría años más tarde durante la guerra.

Los híbridos no pasarán

Los híbridos no pasarán

Siguiendo una desastrosa campaña durante 1936, Mercedes Benz encargaría a Rudolf Uhlenhaut, un joven y talentoso ingeniero alemán, crear una maquina totalmente nueva para 1937. El nuevo y elegante diseño del W125 incorporaría una ingeniosa suspensión que repartiría a la perfección la distribución de cargas, y un poderoso motor súper-cargado de  5600 centímetros cúbicos repartidos en ocho cilindros en línea. El W125 cambiaría las reglas del juego y ganaría  seis de las doce carreras en las que fuera inscrito.

 

El uso de nuevas aleaciones más ligeras, desarrolladas paralelamente por la aviación alemana, permitió a los ingenieros de Stuttgart diseñar un nuevo motor V8, capaz de desarrollar velocidades por encima de 300 kilómetros por hora, y que harían que el W125 fuera el coche de competición más poderoso durante los próximos 50 años.

Posted by

Pen 2 the Paper & Camera 2 the Eye